Trucos para la primera papilla

Después de muchos meses alimentándose al pecho, al biberón o a ambos cuando quieras introducir las papillas probablemente muestre un primer rechazo. Es una nueva forma de alimentarse, de descubrir texturas y sabores y, por tanto, necesitarás mucha paciencia y seguir una serie de consejos para que el cambio sea sencillo y positivo.

A partir de los 6 meses podrás iniciar la alimentación complementaria, ya que el bebé necesita nuevos nutrientes. Deberás seguir los consejos del pediatra pero, en un primer momento, empezarás con purés de frutas o papillas de cereales.

Sigue algunos consejos para ¡triunfar con la primera papilla!

  • Empieza con la primera toma cuando no tenga sueño y se muestre activo. Por ejemplo, en la merienda. También en el momento que no tengas prisa y, sobre todo, que el bebé no presente molestias.

  • Mantén la paciencia ante toda reacción. Puede escupirlo todo, salpicarlo o llenarlo todo de comida.

  • Utiliza un babero con mangas, que le cubra entero. Así evitarás que todo se manche.

  • Siéntalo en la trona para tener las dos manos libres.

  • Utiliza una cuchara para bebés, ergonómica y blandita para no dañar la encía del bebé.

  • Si quiere explorar la comida con las manos, déjale. Es importante que se familiarice con los nuevos alimentos.

  • Enséñale a abrir la boca, haciéndolo tú también. Sonríele y recuérdale lo rico que está.

  • Déjale chupar y saborear bien.

  • Si cierra la boca y se niega, inténtalo un par de veces y olvídalo por ese día. Debes ir poco a poco.

  • Si no acepta un alimento, ves probando con el resto.

  • Aprovecha también este momento para contarle cuentos, historias o cantarle una canción. ¡Será un momento lúdico para los dos!

Para iniciarte en esta nueva alimentación son ideales nuestras papillas sin gluten. Visita nuestro asesor de productos y descúbrelas.

Artículos relacionados