Nutrición infantil

La nutrición infantil juega un papel fundamental en el desarrollo del adulto que los peques se convertirán en un futuro. La norma establecida internacionalmente es la lactancia materna exclusiva y a demanda hasta los seis meses de edad, y ésta continua hasta los dos años o más, siendo la lactancia una práctica beneficiosa tanto para el chiquitín como para la mamá. Pero a partir de los 6 meses de edad la nutrición infantil se complica, ¡veamos a ver!

Señales de que tu peque está preparado para la alimentación complementaria

La primera vez que damos de comer a nuestros bebés, es muy importante que les observemos y respetar sus tiempos. Los nuevos alimentos para completar la nutrición infantil se deben introducir de uno en uno, en pequeñas cantidades y con al menos una semana de separación. Aunque tengamos ganas de que los bebés coman igual que nosotros, debemos recordar que no son pequeños adultos, sino niños que necesitan un trato adaptado a sus tiempos.

Además, hay unas señales inequívocas a partir de los 6 meses que te harán ver que el niño está listo para ampliar su nutrición infantil: es capaz de sentarse sin ayuda, pierde el reflejo de expulsar la cuchara con la lengua, muestra interés por la comida de los adultos y hay signos de hambre y saciedad.

Nutrición infantil en bebés a partir de los 6 meses

La nutrición infantil a partir de los 6 meses se divide entre la lactancia materna o leche artificial si la mamá no puede amamantar y la introducción de los alimentos complementarios en esta primera etapa, ¿sabes cuáles son?:

  • Cereales: arroz, maíz, quinua.
  • Tubérculos: papa, yuca, camote.
  • Frutas dulces: manzana, pera, sandía, banano, papaya, melón (no introducir cítricos hasta los 12 meses).
  • Verduras: acelga, espinaca, zanahoria, apio, zapallo, remolacha (no introducir crucíferas hasta los 8 meses: col, brócoli, coliflor...).
  • Carnes: res, pollo, pavo (esperar a los 9 meses para introducir pescado y esperar a los 12 para el cerdo).
  • Agua: ofrecer entre comidas y a partir de los 9 meses, a demanda del pequeño.

Estos alimentos para una óptima nutrición infantil deben ir cocinados y triturados, y a partir de los 9 meses desmenuzados para que el niño pueda cogerlos con los dedos favoreciendo así la dentición, la masticación y la coordinación entre las manitas y la vista para llevarse la comida a la boca.

Mi niño no come, ¿estará enfermito?

Una de las muchas preocupaciones de las mamás en cuanto nutrición infantil es si su peque está comiendo suficiente siendo ésta una de las principales consultas en pediatría. A veces hay un desequilibrio entre lo que el peque come y lo que su familia espera que coma, siendo uno de los grandes mitos en nutrición infantil el hecho que, si el niño come, crecerá más, cuando en realidad es al revés: si el peque come es porque está creciendo. Esto se puede notar mucho a los 9-12 meses, ya que cuando el bebé tiene 6 meses come mucho, y al aproximadamente al año, "dejan de comer". Ante todo, sobre cualquier duda en nutrición infantil tienes que acudir al pediatra.

Bibliografía

Basulto J. Se me hace bola. 3ª ed. Barcelona; Debolsillo, 2014.
Basulto J. Mamá come sano. 1ª ed. Barcelona; Debolisllo, 2015.
Gonzalez C. Mi niño no me come. 4ª ed. Madrid; Ediciones Planeta, 2014.

 

Artículos relacionados