Normas en la mesa

Los niños son muy inquietos y no sabrán estarse quietos en la mesa. Por ello, con dosis de calma y paciencia, le deberás enseñar cómo debe comportarse en la mesa y cuál son las normas a la hora de comer.

A partir de los 3 años los niños ya deben comer en la mesa junto a toda la familia, así podrás inculcarle los hábitos de la comida y las normas en la mesa. Deben aprender a portarse bien y a tener buenos modales, ya que sino de mayores será difícil cambiarlos.

Estamos en etapa de imitación, así que es recomendable que el niño coma con la familia (siempre que coincidan los horarios), porque el niño tenderá a actuar según lo que ha visto en casa. Es importante, por tanto, que exista una coherencia total entre lo que le estás diciendo al niño y lo que haces tú. Por ejemplo, si ve que sus hermanos no se mueven, él tampoco querrá hacerlo y, de este modo, comerá en compañía y de forma entretenida.

También se deberán establecer rutinas y normas que él sabrá asociar en cada momento. Comer a las mismas horas, limpiarse las manos, sentarse y esperar hasta que se sirva la comida y tener un sitio asignado en la mesa.

Normas básicas a cumplir

Deberemos tener mucha paciencia, ya que esto no se aprende de un día al otro y deberemos ir trabajándolo para que lo adopte como una rutina.

Algunos ejemplos:

  • No levantarse de la mesa hasta que todos hayan terminado de comer (solo en casos de urgencia).

  • No empezará a comer hasta que estén todos sentados alrededor de la mesa.

  • No debe masticar con la boca abierta ni hablar con la boca llena.

  • No debe jugar con la comida. No regañarle si es algo torpe a la hora de usar los cubiertos.

  • No debe gritar ni interrumpir a los demás cuando alguien está hablando (esto se debe utilizar en otras situaciones).

  • Queda prohibido hurgarse la nariz, rascarse la cabeza o descalzarse en la mesa.

  • Si son más hermanos, se debe premiar al que realmente se porte bien, sin centrar la atención en el que tiene mala conducta, ya que puede provocar que el otro empiece las malas conductas para llamar la atención.

  • Debe saber decir gracias cuando se le sirva el plato y ofrecer su ayuda a la hora de poner y recoger la mesa.

  • Deben terminarse siempre el plato, a no ser que se encuentre mal o no tenga más apetito.

Pautas básicas a seguir:

Los padres no deben incumplir las cosas que les están diciendo a los niños. Si queda prohibido el uso de juguetes en la mesa, también queda prohibido el uso del teléfono en la mesa.

Las normas se enseñan poco a poco, para que las entienda y las aprenda. Empezarás por las más sencillas como terminarse el plato, no guarrear y no levantarse y se irán inculcando, a posteriori, las más complejas.

El tono comunicativo debe ser firme y neutro. Quedan prohibidos los gritos y la impaciencia. Muchas veces actuará mal adrede pero, en otras ocasiones, habrá olvidado la norma y actúa involuntariamente como, por ejemplo, que se le caiga el vaso de agua al intentar llenarlo.

Es importante alabarle cuando haga las cosas bien, sin premiarle, únicamente con palabras. Si se sigue portando mal, mantén la calma si se porta mal en la mesa. Deberá aprender a comérselo todo  pero, sobre todo, a saber comportarse y respetar las normas.

Con paciencia, irá aprendiendo los hábitos y rutinas y se irá comportando como es debido.

Artículos relacionados