Gastroenteritis en niños

La gastroenteritis afecta tanto al estómago como al intestino, y es una irritación e inflamación del conjunto del tracto digestivo. Una inflamación del estómago (gastritis) se produce con la inflamación de la mucosa del estómago mientras una inflamación del intestino (enteritis) se produce con la inflamación de los intestinos.

En bebés y niños son frecuentes las gastroenteritis provocadas por virus, que se tratan con una dieta blanda y mucho reposo. Se recomienda, en edad lactante, la vacuna del rotavirus, para evitar los riesgos de este virus (consúltalo con tu pediatra).

La gastroenteritis no únicamente es a causa de un virus, sino que también puede ser a causa de una bacteria o por parásitos (el médico valorará cada caso y valorará si es necesario algún antibiótico).

Los síntomas más comunes son las diarreas, fiebre, vómitos, dolor abdominal y malestar general. A los bebés también les producirá sueño, irritabilidad y una actitud más mimosa. Los síntomas duran pocos días y si se alargan, deberás acudir a Urgencias, para evitar que se deshidrate.

¿Cómo cuidar al pequeño?

Acude al pediatra siempre que el niño esté enfermo, para valorar cuál es el tratamiento más adecuado a seguir en cada caso. Si el niño sufre gastroenteritis, toma nota de estos consejos:

  • No fuerces si no tiene apetito. Podrás seguir dándole leche materna en pecho o leche de fórmula en un biberón.

  • Evita la deshidratación. Los síntomas serán dejar de orinar, lengua seca, ojos hundidos,…

  • Ofrécele líquidos para mantenerlo hidratado o sueros orales.

  • Cuando los vómitos vayan despareciendo, empieza la dieta blanda, compuesta por arroz cocido, manzana asada, jamón cocido, etc.

  • Para evitar la deshidratación, si ya ha empezado con la alimentación sólida, ofrécele líquidos a menudo, como es el caso de los sueros orales.

  • Una vez que los vómitos pasen, puedes empezar con dieta blanda: arroz cocido, compota de manzana, jamón cocido, etc. Blevit plus AD es una papilla apropiada para  procesos diarreicos.

  • Evita contagios y el contacto con personas infectadas. Lava todo bien: ropa de cama, juguetes, etc.

  • Ayudarán los preparados de prebióticos y los probióticos, que mejorarán su tránsito intestinal.

Artículos relacionados