¡A por el segundo año!

Motor

Recién cumplido el añito, tu bebé comienza un despegue en movimientos, acciones y ¡mucho más! Cada vez es más independiente, controla mejor sus movimientos y su fuerza. Además, tiene toda la energía habida y por haber, y toda la curiosidad para explorar el mundo. ¿El resultado? Diversión sin fin para él... ¡y para ti!

+ 12 meses
  • Creciendo más lentamente

    Aunque el ritmo de crecimiento de tu bebé se ralentiza a nivel general, sus piernas y brazos aumentan la masa muscular perdiendo grasa y agua. En esta etapa, algunos niños ganan peso, otros lo pierden... en función de su ritmo biológico, ¡y lo movidos que sean!

    De los 15 meses en adelante...

    Tu hijo ya anda bastante bien, sube escaleras gateando, se agacha y se pone de pie sin apoyo. También empieza a decantarse por una mano concreta y tira menos cosas al suelo. Puede construir torres de 2 ó 3 cubos y hace garabatos. ¡Incluso te imita!

    Con 18 meses

    Puede subir escaleras si le coges de la mano. También corre, aunque todavía de forma un poco torpe, y salta con los dos pies. Chuta un balón sin caerse y empuja sus juguetes por toda la casa. Las torres ya son de 3 ó 4 cubos y, en sus dibujos, imita las rayas y algunas formas de las que le haces. Empieza a hojear libros, pasando 2 ó 3 hojas a la vez.

    A los 2 años

    Es todo un fuera de serie: sube y baja escaleras de una en una y sin ayuda. Corre con soltura, coge objetos del suelo sin caerse, ¡y las torres ya son de 5 ó 6 cubos! Puede imitar líneas horizontales y verticales en sus dibujos y los libros, por fin, los pasa de hoja en hoja. 

    Desarrollo de los dientes
    De los 13 a los 24 meses los dientes han ido apareciendo de forma escalonada: primero los caninos inferiores y superiores y, posteriormente, el primer molar inferior y el superior.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!