Ilusión compartida

2º trimestre

En este trimestre se producirán los cambios más grandes ya que, en cuestión de poco tiempo, tu barriga aumenta su tamaño al de un balón de fútbol. Tendrás que empezar a usar ropita de premamá y acostumbrarse a dormir con más volumen. Pero tranquila, porque es algo pasajero y tienes que compartir esta ilusión y emoción con todos los que te rodean. ¡A disfrutarlo!

etapa-img1
  • Semana 15

    Tu barriga tiene el volumen justo para que ya no te abrochen los pantalones y ya no puedas seguir usando la ropa de siempre. Es hora de usar prendas cómodas con gomas y botones ajustables. La moda premamá actual tiene muchísimas propuestas acordes a todas las tendencias. Es importante que busques la comodidad y opta por prendas de fibras naturales.

    A nivel interno quizás te sientas algo desmemoriada o despistada pero, tranquila, estos cambios vienen provocados porque la placenta produce grandes cantidades de hormonas. Así que, a tomárselo con calma y sin estresarnos que este estado es ¡súper normal!

  • Semana 16

    Entre el pubis y el ombligo notarás como tu útero ha aumentado su tamaño así que, es aconsejable que duermas boca arriba para que el útero no oprima la vena cava y evitar hinchazón de piernas o la aparición de venas varicosas. La mejor postura es de costado y evita hacer ejercicios tumbada de espalda.

    En esta etapa también conocerás la “hipotensión postural”, que disminuye la presión sanguínea en los cambios de posiciones. Puede provocar mareos ya que, al disminuir la presión arterial, el sistema cardiovascular no tiene tiempo de reacción. En caso de mareo, cambia de posición: siéntate y eleva los pies.

    También puedes sufrir pequeños sangrados al cepillarte los dientes, congestión nasal, causada por el aumento del volumen de sangre, un 40-50% superior al anterior del embarazo. No comporta riesgos.

  • Semana 17

    Tu peso habrá aumentado de 2 a 5 kg y tu cintura empezará a perder su estado original pero, tranquila, es algo transitorio. Principalmente el aumento es por el crecimiento del feto, la placenta y el líquido amniótico, y por el volumen de sangre.

    Siguen los cambios y tu pecho sigue evolucionando. Ahora las venas se ven un poco más por la irrigación de la sangre y las glándulas de la leche crecen y empiezan el proceso de maduración. El tamaño de sujetador aumenta hasta dos tallas. Piensa ya en sujetadores especiales para la lactancia.

  • Semana 18

    Debajo de tu ombligo encontrarás el útero y, en su interior, tu bebé. Cuando comas y, sobre todo, cuando comas cosas dulces, túmbate y notarás un pequeño hormigueo, por el movimiento del feto. Quizás te cueste notarlo pero seguro que ¡muy prontito lo notarás!

  • Semana 19

    Siguen los cambios. El útero ya se encuentra a la altura de tu ombligo y ya empiezas a lucir tripita de embarazada. La producción de hormonas placentarias hace que te salga la línea alba, en vertical sobre tu abdomen. Tus pezones se irán oscureciendo y pueden aparecer las primeras manchas en la piel (cloasmas), sobre todo si no te proteges del sol. Pero, tranquila, suelen desaparecer después del parto.

    Hidrata muy bien tu piel, ya que puedes notarla más seca, con cremas especiales para embarazadas. Combate la hinchazón de los pies al final del día, elevando las piernas, caminando todo lo que puedas y cambiando de posturas. Cuando estés en la cama, colócate un cojín o manta debajo de los pies para mantenerlos en alto y favorecer la circulación.

  • Semana 20

    En la mitad de la gestación notarás cómo tu bebé no para de moverse, sobre todo después de comer. Recuerda que tu bebé pasa el mismo tiempo dormido que despierto así que, túmbate después de las comidas y ¡disfruta de sus movimientos! Llegados a este punto, es momento de empezar a preparar todo lo que necesitarás para el día del parto. Hazlo en compañía de tu pareja, amigos o familiares.

  • Semana 21

    Puedes tener algo más de peso, entre unos 5 y 7,5 kg de más, ya que tu útero ha aumentado y ya sobrepasa a tu ombligo. No deberás superar los 12 Kg de sobrepeso durante el embarazo. Aún te sientes ágil y no sufres de cansancio excesivo.

    ¿Sufres de estreñimiento? Recurre a alimentos o infusiones con alto contenido en fibra soluble  (ciruela, tamarindo y kiwi) para regular tu tránsito intestinal.

  • Semana 22

    ¿Ha aumentado tu apetito? Mantén una dieta rica y variada, con frutas, verduras, ensaladas, legumbres y pescados. Evita los azúcares y los fritos pero no te obsesiones con ello. ¡Disfruta ahora de las pataditas de tu bebé!

    ¿Sufres de dolores de espalda? Con el peso de la barriga, tenderás a curvar la espalda, con una postura denominada “marcha de orgullo de la embarazada”. Echando la espalda hacia atrás, buscas el equilibrio del peso y eso, puede producirte molestias. Utiliza zapatos planos y eleva las rodillas por encima de las caderas cuando estés sentada.

  • Semana 23

    Cada vez notas más pesadez, aún seguir estando bastante ágil. Esta semana puede afectar a la libido, es decir, a extrañar tu figura anterior pero, como ya sabes, es algo pasajero y tu figura la recuperarás tras el parto. Los hombres encuentran súper atractivas a las embarazadas y, si ha aumentado tu libido, no hay problema. Puedes mantener relaciones sexuales porque no serán perjudiciales para tu bebé. ¡Disfruta también durante el embarazo!

  • Semana 24

    Tu barriga ha aumentado y el útero sobrepasa ya unos centímetros a tu ombligo. La piel cada vez se estira más y puede provocar picores y sensación de sequedad. Hidrátala con cremas por todo el cuerpo y, en especial en la barriga y las mamas.

    Tus intestinos ya no trabajan como antes, porque cada vez tienen menos espacio y, por tanto, se producen más estreñimiento. El estómago se oprime y puedes sufrir más ardores de estómago (reflujo gastroesofágico). Alivia los síntomas consultándolo con tu pediatra.

  • Semana 25

    ¿Te sientes cansada? Cada vez sentirás más molestias y una mayor pesadez. La barriga sigue creciendo y ya cuesta más moverse con normalidad. Digestiones pesadas, acidez de estómago, dolores de espalda,... que no te dejan descansar bien. También aparecen las primeras dudas y miedos, porque se va acercando la fecha del parto. Relájate con un baño caliente, toma algo caliente, lee un libro y escucha música que te tranquilice. Así dormirás mucho mejor.

  • Semana 26

    ¿Has notado algo similar a una contracción? Se denominan Braxton Hicks y se conocen como "contracciones de ensayo". No duelen y se asemejan a los cólicos menstruales leves. Aparecen irregularmente y facilitan la preparación del útero y la pelvis para el momento del parto. No deberás tener más de 5 en una hora, ni que sean regularos o cada cinco-siete minutos. En caso de ser así, consulta con tu especialista, por si te pones de parto antes de tiempo.

  • Semana 27

    Terminamos el segundo trimestre. Empiezas a ser más torpe y tu barriga es de grandes dimensiones. Se suman los dolores de espalda, las piernas cansadas o la dificultad para respirar. Al crecer tu barriga, ésta aplasta a los órganos y venas y los oprime. Lo superarás con paciencia y tranquilidad, preparándote para la llegada de tu bebé.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!