Un cambio nuevo cada día

Molestias físicas

El embarazo es una etapa donde la mujer experimenta cambios constantes a nivel físico y debe aprender a cuidarse a lo largo de los 9 meses de gestación. Siéntete bien contigo misma y combate posibles riesgos y molestias. ¡Es hora de cuidarse!

etapa-img1
  • Estreñimiento y gases

    La progesterona y la adaptación de tu organismo para evitar el aumento de talla y la presión del bebé hacen que el tránsito intestinal se ralentice, con mayor retención de gases y riesgo de estreñimiento. Consume frutas y verduras ricas en fibra o también preparados e infusiones de frutas como la ciruela o el kiwi.

  • Molestias digestivas

    Puedes sufrir de acidez, regurgitaciones y estreñimiento, como consecuencia de la relajación del estómago y el intestino para la mayor absorción de nutrientes y porque el bebé ejerce presión en el estómago. Si tienes molestias frecuentes, consulta a un especialista.

  • Aumento de peso

    Normalmente, con la gestación engordarás unos 12 kg en total: 1,8 kg durante el primer trimestre, 3,5 kg en el segundo y, por último, 1,2 kg en el tercer trimestre. Con náuseas, perderás 1 o 2 kilos, que recuperarás cuando te sientas bien. Si empiezas con sobrepeso, controla tu alimentación, sin restricciones pero aportándole todos los nutrientes necesarios a tu bebé. Tu ginecólogo te aconsejará en casa caso.

  • Cambios hormonales

    Aumentan las hormonas producidas por la placenta, que provocarán en la embarazada grandes cambios fisiológicos. Las hormonas producidas son: Gonadotropina Coriónica Humana (HCG), Progestágeno, Estrógenos, y Lactógeno Placentario Humano (HPL). Algunos cambios hormonales son:

    • Retirada de la menstruación.

    • Aumento de los pechos y útero.

    • Mareos y fatiga.

    • Somnolencia.

    • Aumento de la frecuencia de orinar.

    • Irritabilidad.

    • Mayor volumen sanguíneo para compensar el aumento de peso y alimentar al bebé

  • Cabello

    El pelo se renueva menos y con él su crecimiento, y luce más brillante, abundante y grueso. Ese brillo es a causa de la secreción de grasa que aporta una mayor vitalidad y se notará en mujeres con cabellos secos. Tras el parto, el ritmo vuelve a ser el habitual y notarás una mayor pérdida.

  • Cambios en boca, encías y dientes

    Provocados por los cambios hormonales y por una mayor necesidad de calcio. Las molestias más comunes son:  

    • Gingivitis (gingivitis gravídica): se inflaman las encías, se enrojecen y sangran con facilidad.

    • Caries: se modifica la composición de la saliva y esto puede producir caries durante la gestación.

    • Se debilita el esmalte dental, a causa de los vómitos, los productos dulces, o la falta de calcio del feto. El organismo extrae de tus reservas como dientes y huesos. Consume alimentos con vitamina A y D para combatir este problema y reforzar los dientes.

  • Infecciones vaginales

    Evita infecciones con una buena higiene íntima. Los síntomas son picor, escozor, enrojecimiento, cambios de color del flujo, etc. Ante cualquiera de estos síntomas, consulta con tu ginecólogo.

  • Cambios en piel: las estrías

    El estiramiento rápido de la piel durante el embarazo provoca la aparición de estrías en zonas como el abdomen, las nalgas, caderas o senos. Las estrías aparecen con la rotura de las fibras elásticas (colágeno y elastina). Son muy difíciles de eliminar, así que es importante prevenirlas.

  • Manchas de la piel

    Los cambios en los niveles hormonales, el metabolismo, defensas naturales y sistema inmunológico del embarazo pueden ocasionar la aparición de manchas de la piel (o melasmas). Se trata de un cambio en el color de la piel, sobre todo en la cara y otras zonas del cuerpo que se realza al darle el sol, hiperpigmentándose y volviéndose más oscura. También conocidos como cloasmas, se dan sobre todo en pómulos, nariz, labios y frente, aclarándose en el invierno cuando el sol es más tenue. La mayoría de las veces se eliminan tras el parto de forma progresiva.

  • El pecho

    Durante el embarazo el pecho también sufre cambios, de cara al proceso de la lactancia del recién nacido. Primero aumenta el volumen por la acumulación de grasa, así que se ven más venitas y aparece la areola secundaria, es decir, la piel de alrededor de la areola se vuelve moteada. Quizás te piquen por una mayor irrigación sanguínea.

    ¿Han aparecido unos bultitos? Unas glándulas denominadas “tubérculos de Montgomery”, que lubrican el pezón y favorecen la flexibilidad. Estas glándulas tranquilizarán a tu bebé mientras mama, ya que desprenden un suave olor que los guiará a tu pecho. A partir del sexto mes puede aparecer el calostro, leche algo amarilla que será el primer alimento del bebé. Utiliza discos absorbentes para no manchar tu ropa.

  • Hipotensión postural

    Puede que disminuya la presión sanguínea al cambiar de posición, porque al disminuir la presión arterial, el sistema cardiovascular no reacciona con tanta rapidez y puede causarte mareos. Cambia de posición para combatir los mareos: siéntate con los pies en alto.

  • Dolor de cabeza (Cefalea)

    Puedes tener dolor de cabeza con frecuencia durante el embarazo por los cambios hormonales. Si se le suman niveles bajos de azúcares (hipoglucemia) pueden producir una bajada de la tensión arterial (hipotensión), provocando mareos o cefaleas.

  • Varices

    Pueden aparecer en las piernas durante el embarazo, por el aumento de peso y el volumen de sangre corporal. Dificultan la circulación sanguínea y pueden provocar pesadez, calambres, etc.

  • Piernas cansadas

    A mitad de embarazo el aumento de peso te producirá pesadez de piernas, incrementando la presión sobre piernas y tobillos. También tendrás más retención de líquidos y sufrirás de tobillos y piernas hinchadas, sobre todo, en épocas de más calor.

  • Hemorroides

    Producen picores, dolores y pueden sangrar. Son varices en la zona anal, que pueden empeorar con el estreñimiento. Combátelas bebiendo mucha agua y con alimentos ricos en fibra. Para más dudas, consulta con tu médico.

  • Dolor de espalda

    A partir del tercer mes de gestación, los dolores son más frecuentes. La zona lumbar se sobrecarga y se contractura porque, al crecer la matriz y el útero, los músculos del abdomen y los glúteos se relajan. El dolor acostumbra a estar en la zona baja de la espalda. El aumento de peso puede provocar, también, un cambio postural (hiperlordosis adaptativa), sobrecargando la espalda.

  • Falta de sueño

    Con el volumen de barriga del último trimestre puede parecer imposible el dormir y descansar. Acostumbras a sentir mayores calambres, dolores... y todo ello implica un mal descanso y un aumento del cansancio por la falta de sueño.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!