Y después del gran día

Pasado el gran día…

Con la llegada del bebé aparecen nuevos hábitos como la lactancia materna que conllevan cansancio y pueden afectar a tu cuerpo. Mantén una dieta equilibrada porque tu cuerpo sigue necesitando vitaminas y nutrientes.

etapa-img1
  • No te dejes llevar por todos los consejos acerca de la alimentación que debes llevar con la lactancia materna porque no hay nada probado y, en muchos casos, no serán útiles.

    Del mismo modo que con el embarazo, tienes mayores necesidades enérgicas y de nutrientes, en cantidades que rondan las 500 Kcal/día. No te agobies y mantén una dieta equilibrada, aumentando las raciones en función del apetito.

    Tu alimentación no afectará a la composición de la leche materna, únicamente lo hará en casos extremos o en dietas estrictas donde puede producirse una disminución de los nutrientes, sobre todo los que encontramos en la leche.

    Utiliza una dieta rica y variada para cuidar tu salud y para cuidar la salud de tu bebé evita el tabaco, cafeína, alcohol y algunos medicamentos.

  • Consejos básicos y diarios para una dieta equilibrada:
    • Un aporte de 6 a 8 raciones de carbohidratos (cereales, pan, arroz, pasta o patatas). Alguna ración deberá ser integral para evitar el estreñimiento. Evita el consumo de azúcares.

    • Un aporte de 5 raciones de fruta y verduras: contienen agua, vitaminas, minerales y fibra. Ésta última se encuentra mayoritariamente en la piel. Una de las raciones podría ser consumir una ensalada.

    • Un aporte de 2 a 3 raciones de lácteos (leche, yogures o quesos), alta fuente de calcio. Una ración de lácteos equivale a una taza de leche, dos yogures, una cuajada o 60 g de queso fresco.

    • 2 o 3 veces por semana consume legumbres.

    • 2 raciones de carne magra o pescado. Podrás sustituir una ración por un huevo dos veces a la semana.

  • Otras recomendaciones para una dieta equilibrada:
    • No siempre será necesario el consumo de suplementos de vitaminas o minerales. Siempre que mantengas una dieta equilibrada. Pero existen algunas situaciones más extremas en las que sí se necesitará un aporte extra, como el hierro para la anemia feropénica o la vitamina B12 en dietas vegetarianas.

    • Necesitarás aporte de ácidos grasos esenciales, presentes en los pescados como el atún, las sardinas,… y en aceites de semillas. Esto se debe a que el bebé no puede producirlas para su desarrollo y maduración, así que necesitará consumirlos a través de la leche materna.

    • Aumenta la cantidad de agua y líquidos, bajo demanda. Será suficiente con beber siempre que tengas sed, ya que durante el embarazo aumenta la hormona oxitocina, que provoca más sensación de sed.

    • No evites ningún alimento por ser flatulento, ya que solo afectará al intestino materno.

    • Controla el consumo de alimentos con sabores fuertes, como el ajo, los espárragos o las coles. No es perjudicial pero quizás a tu bebé no le guste el sabor de la leche.

    • Si hay antecedentes familiares con alergias alimentarias controla que tu bebé no padezca ninguna. Si tiene vómitos, náuseas o molestias es posible que sea intolerante a algún alimento y deberás retirarlo de su dieta, no antes sin consultarlo con tu pediatra.

    • La pérdida de peso ganada durante el embarazo es algo por lo que no hay que preocuparse. La grasa acumulada sirve como reserva durante la época de lactancia. Pasado el tercer mes, empezarás a bajar de peso. Las mujeres con sobrepeso y, bajo prescripción médica, es posible que deban hacer algún tipo de dieta y ejercicio físico.

    Si alimentas a tu bebé con preparados infantiles, sigue también una dieta equilibrada y aumenta progresivamente el ejercicio físico para beneficiar la pérdida de peso ganada durante el embarazo.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!