Hablándole cariñosamente...

Comunícate con tu bebé

Tu bebé te entiende mucho más de lo que crees. No sabe hablar, pero sabe comunicarse mediante gestos, llantos, risas, miradas o expresiones. ¡Ha llegado el momento de no dejar de hablarle!

  • Háblale con dulzura

    Tu bebé reacciona frente a los diferentes sonidos: se asusta ante ruidos fuertes y se relaja si le hablas con dulzura y cariño. Él no sabe hablar, pero tú no debes dejar de motivarlo, susurrándole, contándole historias o cantarle canciones para que aprenda a comunicarse y a expresas sus sentimientos.

    Cuando estés con él, mírale a la carita y háblale utilizando un tono agradable, haciendo pausas para dejar que te corresponda con soniditos o balbuceos. Ni te ve ni te entiende con claridad, pero con tu voz y tu sonrisa se sentirá protegido, tranquilo y muy feliz.

descubre como responde tu bebé ante tu voz durante los primeros meses

descubre como hablar a tu bebé durante los primeros meses

    • A veces la comunicación con tu bebé es complicada, porque quizás creas que te está entendiendo pero puede que a veces reciba el mensaje contrario al que has querido transmitirle.

    • No sobreactúes a la hora de hablar o intentes hablar más lentamente o sin terminar las frases. Esto puede perjudicar su evolución natural a la hora de comprender las cosas y puede llegar a imitar lo aprendido.

    • No te agobies si notas que tu hijo no te está haciendo caso. Muchas veces no te prestará atención o se distraerá entretenido con cualquier otra cosa.

    • No te preocupes si tu hijo tarda más que otros a la hora de empezar a hablar, ya que cada niño tiene un ritmo de desarrollo diferente. ¡Quizás luego se convierta en el más hablador!

    • Pregúntale cositas a tu hijo aunque sepas que no podrá responderte. Estimúlale a que converse contigo y así empezará antes a hablar.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!