¡Bienvenido al mundo!

Motor

Desde que nace, el bebé posee reflejos que le ayudan a adaptarse y a sobrevivir en el entorno. A medida que crece, esos reflejos pueden desaparecer, modificarse o mantenerse. El pediatra controla su evolución, pero tú puedes estimularle los reflejos innatos del bebé. ¡Descubre cómo!

  • Descubriendo su cuerpo

    Durante el primer mes…

    El bebé se pasará gran parte del día dormido. Sus primeros movimientos serán flexionar las piernas, girar la cabeza y apretar los puños constantemente.

    También tiene reflejos innatos, como presionar tu dedito con fuerza, el de la marcha, intentando caminar si lo colocas de pie y le coges de las manitas, o el del moro si, cuando está sentado, le dejas caer (sin hacerlo realmente) y compruebas como abre los brazos y dedos, para cerrarlos nuevamente.

    A los dos meses...

    Empezarás a observar nuevos movimientos que incorpora tu bebé, como levantar la cabeza cuando está acostado o abrir las manitas con frecuencia. En cuanto al desarrollo visual, empezará a mirarte fijamente si estás cerca de él y fija la mirada en objetos grandes de su alrededor, en un ángulo de 90º.

    A los tres meses…

    Ya empieza a levantar la cabecita y su cuerpo apoyando los brazos cuando está boca abajo. También sostiene su cabecita, durante un rato, cuando lo coges y sus ojos ya fijan la mirada y ¡siguen a los objetos a 180º!

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de las marcas de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!