¿Cómo ayudarle a echar los gases?

Los bebés suelen tragar un poco de aire durante las tomas, sobre todo si lo hacen  con biberón. Por este motivo, ayudarles a sacar los gases es una tarea esencial después de las tomas y que ayuda a evitar posibles molestias.

Una de las cosas que disminuyen la ingesta de aire en las tomas de tu bebé, es mantenerlo semi sentado mientras le das el biberón, y no moverlo de manera demasiado enérgica.  El tamaño de la tetina es también importante, ya que si es demasiado grande, le caerá mucha leche y comerá muy rápido, y si es muy pequeña, tragará aire porque no puede realizar una buena succión.

Para ayudar al pequeño a sacar el aire, por lo general es recomendable hacerlo cada vez que se cambie de pecho, o cada 60-90 ml de biberón. También se aconseja parar  para que eructe si el bebé está incómodo, o que eche el aire cada 5 minutos. Si no eructa, se puede retomar la comida. Tampoco es motivo de preocupación si cuando termina la toma no eructa, aunque lleves unos 15 minutos intentándolo.

¿Qué postura utilizar para sacar el aire? Tu bebé te dirá cuál es la más efectiva. Inténtalo sentada, bien erguida: sujeta su cuerpo contra tu pecho y coloca su barbilla sobre tu hombro.  También puedes ponerle boca abajo sobre tu regazo, de manera que tus rodillas hagan una ligera presión en su barriga. No olvides poner la cabeza a una altura superior a sus nalgas para evitar el reflujo, y darle palmadas suavemente en la espalda. Otra opción es sentarlo sobre tus rodillas, dándote la espalda, con el cuerpo un poco inclinado hacia delante mientras le frotas la espalda. También puedes mecer a tu bebé boca abajo, con tu brazo debajo de su barriga y sujetar su cuello y cabeza con tu otro brazo. Por último, tienes la opción de masajear su tripa con el bebé tumbado boca arriba, o coger sus piernecitas por los tobillos y realizar movimientos de pedaleo.

Antes de los 12 meses de vida es muy normal que tu bebé regurgite o vomite. Después suelen superar la etapa del reflujo. Para evitar posibles manchas, puedes usar una toalla para apoyar en tu hombro, o un babero para tu pequeño. También es aconsejable tener a tu bebé en una posición erguida durante unos 10 minutos después de la toma, para evitar el reflujo.

Artículos relacionados